Algunas Causas de por qué no tenemos Deseo Sexual

La falta de deseo sexual en el hombre

Puede que algunas personas experimenten falta de deseo sexual en algún momento de su vida. Este es un problema que puede suceder a personas de todas las edades y puede ser causado por varios factores.

Es posible que a algunas personas con este problema se les ocurra de entrada recurrir a afrodisíacos, que son sustancias que se asocian con el aumento del deseo sexual. En general tendemos a no querer complicarnos la vida y buscar el remedio fácil que nos solucione cualquier problema. No es que los afrodisíacos no funcionen. En realidad, gran parte su éxito se debe al efecto placebo, con lo cual solo necesitamos pensar en que funcionará para que realmente funcione.

Sin embargo, la recomendación en el caso de que disminuya nuestra líbido es intentar buscar el origen del problema, que es posible que nos dé la clave de la solución.

Primero es conveniente identificar si el problema es esporádico o tiene tendencia a no desaparecer con el paso del tiempo. Es normal que todos tengamos días puntuales de exceso de trabajo y cansancio o haya habido un problema de enfado con la pareja. La otra posibilidad es que el problema de falta de deseo tenga una duración más larga y sea causado por factores físicos, médicos, sociales o de estilo de vida.

 

Es importante intentar detectar las causas de nuestra falta de deseo sexual y buscar soluciones de acuerdo con éstas.

Una parte de la población está sometida a un ritmo de vida tan alto que es posible que llegue a producirse una una situación de estrés. A veces tenemos la intención de llegar al límite de lo que somos capaces de hacer. La ansiedad y el estrés pueden hacer disminuir nuestras ganas de tener relaciones sexuales. Es una buena idea buscar momentos de desconexión de las obligaciones laborales o familiares. Tener tiempo para realizar actividades satisfactorias como el deporte, la lectura, las manualidades o cualquier afición placentera para nosotros tiene beneficios para nuestra salud mental.

Es importante disponer periódicamente de una espacio personal para disminuir las posibilidades de padecer estrés.

También hay algunas enfermedades que se tratan con medicamentos de los cuales un efecto secundario es la disminución del apetito sexual. Esto pasa por ejemplo con algunos medicamentos que sirven para tratar la depresión. Esta enfermedad también puede tener como síntoma la disminución del deseo sexual, que aumenta la tristeza del paciente. Si se toma un medicamento que produce este efecto, es importante comunicarlo al médico que lo ha prescrito para saber si existe la posibilidad de que esté relacionado.

Otro trastorno que puede estar relacionado con esto es la distimia, que consiste en tener un estado de ánimo triste, melancólico y con una autoestima baja. A diferencia de la depresión, su origen puede ser hereditario.

A parte de estas posibles causas, pueden existir muchas más circunstancias que hagan disminuir el deseo sexual relacionadas con otros factores personales, de relaciones sociales. Si tienes o crees que puedes tener algunos de estos síntomas que no te permiten mantener un buen nivel de líbido consulta a un experto en trastornos del deseo sexual de Clínica Masculina Europea. Tener una vida sexual activa y saludable ayuda a disfrutar más de la vida.

Los comentarios están cerrados.