Problemas de Erección: Causas y Síntomas

Los problemas de erección derivan de la incapacidad repetida para conseguir o mantener una erección lo suficientemente firme como para mantener una relación sexual satisfactoria. En algunos contextos, la expresión “impotencia masculina” puede referirse a otros problemas que tienen que ver con la falta de deseo sexual, la falta de eyaculación u otros problemas relacionados con las relaciones sexuales. Sin embargo, en este artículo vamos a tratar lo relacionado con la disfunción eréctil.

Esta enfermedad suele afectar a un 5% de los varones a partir de los 40 años y entre un 15 y un 25% a partir de los 65 años. Aun así, las cifras de casos diagnosticados acostumbran a tener importantes variaciones según el país.

 

En caso de no tratarse la impotencia masculina, es habitual que esta enfermedad llegue a derivar en problemas en las relaciones de pareja, de familia y en las relaciones sociales.

 

Existen varias causas por las que pueden presentarse problemas de erección o disfunción eréctil en un hombre. Una de las habituales suele ser consecuencia de problemas psicológicos. Por ejemplo, la ansiedad es una enfermedad que puede alterar las relaciones sexuales de una persona, o la depresión, que también puede tener repercusiones en la relación de pareja. Estas y otras enfermedades no están relacionadas con alteraciones físicas. La impotencia masculina también puede presentarse sin enfermedades de este tipo si no se presta atención a la relación sexual, por ejemplo cuando se han experimentado problemas de pareja de otro tipo, problemas sociales, laborales o el paciente padece de insomnio o tiene una baja forma física.

Otra causa bastante común deriva de enfermedades vasculares. Esto sucede cuando no llega un flujo de sangre suficiente para que el pene pueda mantener la erección. Lo más habitual en estos casos es la hipertensión, la diabetes o algunos tipos de adicciones como el alcohol o el tabaco.

Los problemas neurológicos son menos habituales en la impotencia masculina. Se trata de alguna posible falta de comunicación del cerebro con el sistema nervioso hasta la zona genital. Puede ser por lesiones en la médula espinal o causada por operaciones de próstata en las cuales se han lesionado arterias o terminaciones nerviosas cerca del pene.

Los síntomas que se pueden detectar cuando se padece problemas de erección

La principal forma en la que se aprecia la impotencia masculina es cuando el hombre se da cuenta de que en varias ocasiones su pene no mantiene la rigidez habitual durante una erección. También se puede considerar un síntoma el hecho de que, aunque la rigidez sea la normal, la erección sólo persista durante un período de tiempo más corto al habitual.

Uno mismo, también puede ser consciente de estar sometido a situaciones constantes de estrés (por ejemplo en el trabajo), y eso le provoque problemas de erección. En el caso de que el problema se origine en situaciones relajadas, puede que el problema sea debido a otras enfermedades.

En cualquier caso, lo más recomendable si se aprecia uno de estos síntomas, es ponerse en manos de un especialista en esta enfermedad. El equipo médico de Clínica Masculina Europea tienen una amplia experiencia en este campo y son capaces de realizar un diagnóstico muy preciso, que es la clave para aplicar el mejor tratamiento con una elevada tasa de éxito.

Los comentarios están cerrados.